El Aloe Vera, también conocido como Aloe Barbadensis o Sábila, es un arbusto perenne de la familia de las liliáceas, cubierto de hojas carnosas y espinosas que se agrupan en una roseta basal

El Aloe Vera crece de forma natural en zonas semiáridas de África, sur de Estados Unidos, Méjico, India y en algunos países mediterráneos, aunque gracias al crecimiento de su consumo, se cultiva de forma ecológica en multitud de países, donde el clima lo permite, como España.

De sus hojas se extrae un jugo en forma de gel brillante mucilaginoso transparente con olor característico y sabor ligeramente amargo.

Es este jugo el que presenta un gran uso debido a sus propiedades medicinales y curativas, empleándose en cosmética, para el tratamiento de multitud de afecciones, así como alimento natural beneficioso para la salud.

HISTORIA

Se sabe que ya en el antiguo Egipto, tanto Nefertiti como Cleopatra utilizaban el Aloe para resaltar su belleza.

El 1er documento donde aparece el Aloe es en un papiro egipcio datado 1.500 años a.C., donde ya se describían sus propiedades medicinales.

En la Biblia lo citan varias veces y Dioscórides hace 2.000 años, relata que ya lo utilizaban para curar heridas, disminuir el dolor y molestias estomacales.

Marco Polo aprendió de los chinos que el Aloe es un excelente remedio para diversos problemas estomacales, irritación de la piel y otros problemas dermatológicos.

En la segunda guerra mundial se descubrió que el Aloe Vera era el mejor remedio para curar las ulceraciones de la piel producidas por los Rayos X y las radiaciones atómicas.

Hoy en día después de numerosos estudios se evidencia que el Aloe Vera tiene unas propiedades curativas y regenerativas extraordinarias.

COMPOSICIÓN

Se han descubierto más de 200 sustancias en el Jugo de Aloe Vera, que mejoran el funcionamiento cotidiano de nuestro organismo.

  LAS VITAMINAS

Vitamina A:
Potente regenerador celular, ideal para terapias contra psoriasis y acné. Favorece el crecimiento de los tejidos de la piel, los ojos y las mucosas.

Vitamina B1 (tiamina)
Protege el sistema nervioso, estimula la actividad cardíaca y facilita la digestión.

Vitamina B2 (riboflamina)
Facilita la transformación del alimento en energía. Combate la anemia gracias a que favorece la absorción del hierro y mejora el cabello, las uñas y la piel.

Vitamina B3 (niacina)
Efectivo desintoxicante; también contribuye a la reducción del colesterol.

Vitamina B5 (ácido pantoténico)
Estimula la regeneración celular, protege la piel y el cabello. Es un poderoso hidratante.

Vitamina B6 (piridoxina)
Actúa sobre el sistema inmunológico, facilitando las conexiones entre el sistema nervioso central y el periférico.

Vitamina B9 (ácido fólico)
Combate la anemia y previene malformaciones fetales y tumorales.

Vitamina B12 (cobalamina)
Ayuda a la formación de glóbulos rojos en la sangre y el mantenimiento del sistema nervioso central.

Vitamina C (ácido ascórbico):
Necesaria para el crecimiento y la reparación de los tejidos; para formar el colágeno, el tejido cicatricial, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos.

Vitamina D (calciferol)
Favorece la absorción de minerales en los procesos de osificación.

Vitamina E (tocoferol):
Potente regenerador celular y antioxidante.

Aloe_Mind-and-Beauty

  SALES MINERALES Y OLIGOELEMENTOS

 Hierro:
Forma parte de la hemoglobina de los glóbulos rojos que transportan el oxígeno a todo el organismo.

Fósforo:
Combinado con el calcio favorece la mineralización de los huesos y aporta vigor y energía a los músculos.

Calcio:
Previene la osteoporosis, la artritis y otros problemas reumáticos; mantenimiento de dientes sanos, ayuda a la coagulación de la sangre, regula el ritmo cardíaco y los impulsos nerviosos.

Selenio:
Agente antioxidante y anti-radicales libres

Magnesio:
Juega un papel importante en la producción y transporte de energía. Participa en la síntesis de las proteínas.

Potasio:
Combate la hipertensión, mejora el rendimiento deportivo y elimina los residuos del organismo.

Sodio:
Regula el equilibrio de los líquidos en el organismo.

Zinc:
Estimula el sistema inmunológico, es antiinflamatorio y potencia el apetito sexual.

Manganeso:
Su deficiencia produce pérdida de peso, dermatitis y náuseas. Participa en funciones sexuales y reproductoras.

Germanio:
Aumenta la absorción de oxígeno por las células corporales. Agente antitumoral.

  AMINOÁCIDOS Y ÁCIDOS GRASOS:

El Aloe aporta 19 de los 22 aminoácidos que necesita nuestro organismo, 7 de los cuales son esenciales, es decir, que no pueden ser sintetizados por el organismo y hay que aportárselos en la dieta.

Son fundamentales, porque al combinarse, forman las proteínas, esenciales para la vida ya que   son la base de nuestras células y tejidos.

En cuanto a ácidos grasos, el Aloe Vera cuenta con 3 esteroles vegetales, los cuales ayudan a disminuir las grasas en la sangre, reducir cualquier tipo de alergia y a aliviar la indigestión.

Aminoacidos_aloe

  ENZIMAS: 

Sustancias proteínicas que posibilitan importantes reacciones bioquímicas en el organismo, como la digestión de grasas y proteínas.

Actúan sobre la inflamación de tejidos, favoreciendo la cicatrización y producen un efecto analgésico.

Aceleran los procesos como el de coagulación, cicatrización, regeneración celular…

Además, sirven también para construir o destruir biomoléculas necesarias para el crecimiento y mantenimiento celular.

enzimas_aloe_Mind-and-Beauty

  MONO Y POLISACÁRIDOS:

Son responsables de muchos de los efectos terapéuticos del Aloe.

Protegen las paredes del estómago y del intestino, aumentan las defensas y mantienen hidratados los tejidos.

Favorecen el sistema inmune y tiene un efecto antitumoral, cumpliendo una tarea vital en la prevención y tratamiento de enfermedades muy graves

Monosacaridos_aloe

  APLICACIONES E INDICACIONES DEL ALOE

Aloe_Aplicaciones

VÍA ORAL:

Gran regulador, depurativo y tonificante general de los órganos y sistemas corporales.

Propiedades cicatrizantes en úlceras y problemas gastrointestinales irritativos, inflamatorios o infecciosos.

Propiedades inmunoestimulantes si se requiere un aumento de las defensas naturales en casos de infección respiratoria, urinaria o ginecológica.

Recomendado para depurar y desintoxicar en afecciones hepatobiliares y ante una acumulación de toxina en reumatismo, artritis, procesos alérgicos y afecciones dermatológicas.

Ayuda a regular y depurar el organismo y a controlar los niveles de colesterol, glucosa y ácido úrico; así como la tensión arterial, circulación venosa y metabolismo en general.

Hay abundante literatura científica que testimonia la acción beneficiosa del Aloe Vera contra determinados tumores y numerosos estudios que otorgan al Aloe Vera propiedades anticancerígenas gracias a la gran cantidad de antioxidantes que contiene y al fortalecimiento del sistema inmune que dificulta su progresión

Controla los niveles de ácidos en el cuerpo manteniendo el equilibrio entre alimentos alcalinos y ácidos y consiguiendo así mantenerlo saludable.

VÍA TÓPICA:

El Aloe Vera penetra en las tres capas de la piel: Epidermis, la dermis, la hipodermis presentando las siguientes acciones

Alivia y cura heridas menores de la piel, llagas, golpes, dolores musculares o articulares…

Alivia el dolor, la irritación, el picor y la inflamación.

Aplicado tras una quemadura, el afeitado o la depilación, calma y acelera la regeneración de la piel dañada.

Tiene propiedades anti-infecciosas, antisépticas y bactericidas

Favorece la cicatrización y regeneración de la piel

esulta muy útil en pieles atópicas, con tendencia a la alergia, es calmante y antiinflamatorio: dermatitis, eccemas, psoriasis

Evita las arrugas prematuras y retarda las propias de la edad proporcionando tersura y elasticidad.

Es un excelente filtro solar de rayos ultravioletas

Elimina las manchas causadas por el sol, si se usa por un largo periodo de tiempo

También es muy efectivo en la prevención o eliminación de pequeñas estrías que acostumbran a aparecer cuando se producen cambios en el volumen corporal

Actúa contra la alopecia, la caspa y la seborrea

Es útil para el acné y las espinillas, tiene la capacidad de regular la grasa en pieles y al ser también desinfectante combate la presencia de los microorganismos que ayudan a la formación de molestos granos e impurezas en la piel

El Aloe Vera para la cara tiene propiedades hidratantes y emolientes que ayudan a rejuvenecer la piel y regenerar los tejidos celulares del rostro.